Categories Menu

Técnica Oriental: ¿Quieres DORMIRTE en menos de 60 segundos?

El Doctor Andrew Weil, egresado de la Universidad de Harvard, ha re-diseñado una antigua técnica oriental de respiración para hacerla más sencilla y aquí te la compartimos.

 

El ejercicio de respiración 4-7-8 es simple, no requiere mucho tiempo y se puede hacer en cualquier lugar. Aunque puedes hacer el ejercicio en cualquier posición, la primera vez es mejor hacerlo con la espalda recta para aprenderlo mejor.

Publicidad

Procedimiento:

Wavebreakmedia / Depositphotos.com

Paso a Paso:

1- Coloca la punta de la lengua contra el paladar o la encía justo detrás de los dientes frontales superiores y mantenla allí durante todo el ejercicio. Estarás exhalando a través de tu boca alrededor de tu lengua; intenta fruncir ligeramente los labios si esto resulta incómodo.

2- Exhala completamente por la boca, haciendo un sonido como de brisa marina o viento.

3- Cierra la boca e inhala silenciosamente por la nariz contando mentalmente hasta cuatro.

4- Aguanta la respiración durante siete segundos.

5- Exhala completamente por la boca, mientras cuentas en tu mente hasta ocho.

Esta fue una respiración. Ahora inhala de nuevo y repite el ciclo tres veces más para un total de cuatro respiraciones.

Ten en cuenta que con esta técnica de respiración siempre se debe inhalar silenciosamente por la nariz y exhalar haciendo ruido por la boca. La punta de la lengua debe permanecer en la misma posición todo el tiempo. La exhalación requiere el doble de tiempo que la inhalación. El tiempo total que pasas en cada fase no es importante; la relación de 4: 7: 8 es lo importante. Si tienes problemas para aguantar la respiración, acelera el ejercicio pero manteniendo la proporción de 4: 7: 8 para las tres fases. Con la práctica puedes reducir la velocidad y acostumbrarte a inhalar y exhalar más y más profundamente.

Este ejercicio de respiración es un tranquilizante natural para el sistema nervioso. A diferencia de los medicamentos tranquilizantes, que a menudo son eficaces cuando los tomas por primera vez pero luego pierden su efectividad con el tiempo, este ejercicio es sutil cuando lo intentas por primera vez, pero gana poder con la repetición y la práctica.

Hazlo al menos dos veces al día pero no con demasiada frecuencia. No hagas más de cuatro respiraciones a la vez durante el primer mes de práctica. Más tarde, si lo deseas, puede extenderlo a ocho respiraciones. Si te sientes un poco aturdido la primera vez que respiras de esta manera, no te preocupes, es cuestión de tiempo para acostumbrarse.

Usos alternativos

Esta técnica también se puede utilizar para momentos de estrés y nerviosismo, por ejemplo:

— Antes de un evento importante.
— Antes de hablar en público.
— Antes de montarse en un avión o durante el vuelo.
— Al recibir una mala noticia.
— Cuando te sientas enfadado.

El reportaje completo acerca de esta técnica lo puedes ver a continuación:

En definitiva, es un método de relajación que requiere de práctica pero que, a la larga, es muy beneficioso para tu descanso. ¿Qué tal te parece esta técnica? ¿Estás dispuesto a ponerla en práctica? ¡Cuéntanos en los comentarios y no dejes de compartir el artículo con familiares y amigos!

Fuente: Fabiosa.com & Dr. Weil

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *