Categories Menu

La historia de la niña que se enamora rápido

La historia de la niña que se enamora rápido

Muy buenos días, tardes o noches amigos lectores, sean todos ustedes bien recibidos una vez más a este su portal de imágenes tiernas, como siempre es para nosotros un completo honor en compartir con ustedes. Como sabrán además de compartir imágenes de amor y amistad también compartimos historias de amor bellas e inspiradoras, las cuales representan un segmento muy importante de nuestra web.

La historia de la niña que se enamora rápido es un interesante ejemplar el cual cuenta la experiencia de una pequeña la cual vive altos y bajos sentimentales, al final una importante lección se refleja la cual nos ayudará a todos.

Gracias amigos por habernos acompañados una vez más a este su portal de imágenes tiernas, recuerden que sus opiniones y comentarios son de vital importancia para nosotros. Bendiciones para todos y hasta la próxima.

Publicidad

La historia de la niña que se enamora rápido

Yo siempre he sido una niña que se enamora muy rápido y esta vez no fue la excepción. Mi historia empezó un 26 de julio, estaba en la casa de mi mejor amiga con mis dos mejores amigas y mi amiga Majo tenía un amigo que siempre había sido muy lindo conmigo. Era un niño muy lindo aunque no muy guapo pero tenía algo que siempre me llamó la atención. Solo nos conocíamos por Facebook y nos habíamos visto varias veces por videollamada ya que él vive en una ciudad a nueve horas de la mía.

Ese día estaba Majo haciendo videollamada con él y yo estaba ahí y empezamos a platicar. Cuando colgamos me metí a Twitter y él había puesto un tweet que decía ” Wow que bonita está!”. Obviamente pensé que era para mí porque ya me habían dicho que yo le llamaba la atención antes. Se lo enseñé a mi amiga y ella le pregunto a quién se refería y el respondió “Para la guerita❤️”. Yo me emocioné porque él también me llamaba la atención y no dudé en enviarle un mensaje. Le dije que me habían dicho que tenía algo que decirme y él se negaba hasta después de mucho insistir me dijo que yo le llamaba bastante la atención. Esa noche nos desvelamos hablando y tratando de conocernos más.

Así fueron pasando los días y los meses, hacíamos FaceTime todos los días y durábamos horas platicando. Era un niño bastante gracioso y era muy lindo conmigo. Pasaron varios problemas entre nosotros y nos cortábamos el rollo pero no podíamos dejar de hablarnos y siempre volvíamos. Él siempre ha sido alguien muy especial para mí.

Yo nunca le había dicho te amo porque creo que es una palabra muy fuerte y con mucho poder pero una vez hablando por teléfono se lo dije de todo corazón. Un lindo y tímido Te amo salió de mis labios y él se quedó pasmado porque sabía lo fuerte que pensaba que era esa palabra pero había un sentimiento que nunca había sentido por nadie.

Llegó mi cumpleaños número 14 (él acababa de cumplir 15) y yo estaba en una quinceañera y me habló borracho regañándome e insultándome. Yo me enojé mucho por cómo me habló y porque no me gustaba que tomara y una vez más le dije que lo dejáramos ahí. Como siempre a la semana volvimos  pero él se seguía poniéndose borracho y eso a mí no me gustaba para nada.

Un día antes de cumplir seis meses de andar quedando le pusimos fin a lo que teníamos porque sentíamos que las cosas iban muy mal aunque seguíamos hablando como amigos. Seis días después de eso me dijo que él iría a un pueblo que está cerca del lugar donde vivo, y sorpresiva e inesperadamente Majo me dijo que ella también iría es fin de semana y me invitó.

Me emocioné demasiado porque al fin estaríamos juntos. Yo estaba en la casa de la prima de Majo y sonó mi celular a las 12 de la noche, ya estábamos acostadas. Solo me dijo “Ey, sal estoy afuera”. Me emocioné demasiado pero no podía salir porque la tía de Majo se enojaría y nos regañaría así que abrí una ventana del primer piso y estaba quebrada y pude abrazarlo. No lo podía creer. Había abrazado al niño que me gustaba hace seis meses y que nunca había visto. Sentí un olor raro y sí, definitivamente, estaba borracho.

Me enojé y le cerré el otro pedazo de la ventana y me subí al cuarto. Me marcó de nuevo y le dije que no saldría así que abrí el balcón y él subió todo el volumen al carro y puso una canción muy linda y me estaba gritando que me amaba y que por eso me llevaba serenata. Yo me sentía como Rapunzel en el balcón con muchas estrellas y con el niño que me gustaba llevándome serenata. Fue muy lindo excepto porque andaba borracho y en eso escuchamos pasos por las escaleras y cerramos el balcón y él se fue rápido en el carro. Todavía no podía creer lo que había pasado hace algunos minutos. Me quedé dormida.

Al día siguiente andábamos dando la vuelta y llegamos a la casa como a las cuatro de la tarde y me marcó y me dijo que iría a las cuatro y media. Me alisté y me veía muy bonita según me dijeron todas. Lo esperé y se llegaron las 5:30 y no llegaba. Me quedé dormida y me despertó Majo a las 6:30 y me dijo que saliéramos. Salimos y lo primero que vi fue a él. Lo tenía frente a mí y finalmente sobrio. Corrí y lo abracé muy fuerte. Fue un sentimiento indescriptible. Nos sentamos y platicamos de todo.

Finalmente había pasado, mi primer beso y con el niño que tanto quería. Sólo sonreí y me aparté lentamente. Siguió jugando con mi cabello, agarrándome las manos y tomándonos fotos y me seguía dando besos.

Llegó la hora que no quería y se tenía que ir. Salimos y me abrazó muy fuertemente por un largo rato y me besaba. Finalmente tuvo que irse y en la mañana siguiente tenía que regresar a donde vivía. Nos despedimos y esa fue la última vez que lo vi. Aun seguimos hablando y planeando la próxima vez que nos veremos ya que nos dimos cuenta que estábamos realmente enamorados.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *