Categories Menu

Datos increíbles acerca de ¡las mujeres en la Revolución Mexicana!

La participación de las mujeres en la revolución rusa de 1917 es bien conocida. Grandes mujeres revolucionarias de aquel país son conocidas, como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. Así como también conocemos el importante papel desempeñado por las mujeres dentro de la revolución china.

Pero hay una gran revolución que marcó toda una era en Latinoamérica y la participación de las mujeres en la que fue una de las grandes revoluciones del siglo XX,  La Revolución Mexicana de 1910.

La participación política y social de las mujeres no se inició en 1910

El proceso de industrialización iniciado en el porfiriato abrió las puertas de fábricas, talleres, oficinas, tiendas, oficinas públicas y, en particular, aumentó el interés en la enseñanza de las mujeres.

Publicidad

La creación de la Escuela Normal de Profesoras, en 1888, atribuyó gran importancia a la profesión de profesora aumentado exponencialmente el número de maestras para principios de 1900. Las mujeres iniciaban, sin saberlo, una revolución cultural.

La influencia de los movimientos feministas de Europa y de Estados Unidos se evidenció al punto que grupos de mujeres comenzaron a escribir en periódicos y revistas femeninas sobre la necesidad de luchar por la emancipación.

Comenzaron a cuestionar la desigualdad intelectual entre los sexos, exigiendo educación y conocimiento igualitarios que les permitieran el compromiso en el proceso cultural y político.

De esta forma, surgieron mujeres intelectuales que se adhirieron a la lucha contra el régimen y la revolución. Este fue el caso de Dolores Jiménez y Wall o Josefa Ortiz de Domínguez. Estas mujeres fueron perseguidas, presas, algunas fusiladas. Pero su trabajo se mantuvo y llegaron a cumplir un papel destacado en la elaboración de la nueva Constitución impuesta por la revolución.

Las mujeres de los soldados

Mujeres soldados, conocidas popularmente como Adelitas , aparecen al comienzo de los enfrentamientos armados. Son hijas, esposas y amantes de los soldados que lucharon en la Revolución y muchas de ellas fueron grandes combatientes, siendo muy bien retratadas en los cuadros de Frida Kahlo.

Ellas continuaban hacían en los campamentos las tareas de sus hogares, buscaban alimentos, cocinaban, cuidaban a los enfermos y heridos. Pero también luchaban. Cuidaban de sus maridos, padres o hijos y cuando éstos caían, ellas continuaban la batalla.

Los efectos de la participación de las mujeres

La gran participación de las mujeres en la revolución posibilitó la atención de muchas de sus reivindicaciones, algunas de las cuales fueron incorporadas a la nueva legislación. Por ejemplo, la Ley del Divorcio, la Ley del matrimonio, decretada por Emiliano Zapata en 1915, y la Ley sobre Relaciones Familiares, editada por el gobierno de Carranza en abril de 1917.

El salario mínimo de las mujeres fue fijado en paridad con el salario masculino, la jornada de trabajo se estableció en ocho horas diarias como máximo y la licencia de maternidad fue garantizada por ley.  Los trabajos insalubres y peligrosos también fueron prohibidos para las mujeres y jóvenes menores de 16 años.

La lucha de las mujeres de aquella época, do origen a grandes beneficios que tenemos hoy en día. Digno reconocimiento a éstas grandes luchadoras.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *