Categories Menu

Amor sin permiso

Típico amor de la juventud, cuando fuimos muy chicos, en el que nos enamoramos perdidamente de nuestro compañero/a. Uno muy ilusionado, piensa que será un amor para toda nuestra vida. El amor de nuestras vidas, imaginamos todo con esa persona. Hasta que nos damos cuenta, que somos chicos, y si alguien quiere impedir nuestro amor, podrá hacerlo, porque no tenemos la suficiente madurez de afrontar cualquier problema, y seguir con esa persona, que tan ilusinado estuvimos con nuestro amor. Sólo quedará un recuerdo, y una mínima esperanza de volver a encontrar esa persona, años después, suficientemente maduros, y con el coraje de entregar todo nuestro amor. Esta historia está titulada, Amor sin permiso, espero que la disfruten.

frase-ama-sin-medida-sin-limite-sin-complejo-sin-permiso-sin-coraje-sin-consejo-sin-duda-sin-chavela-vargas-144078

Todo empezó el día 3 de octubre de 2013 con una simple solicitud de amistad en el Facebook y un cambio de escuela, yo era nueva en esa escuela, no conocía casi nada de ahí, entonces pasa casi un bimestre y me doy cuenta que me gusta mi mejor amigo pero no lo puedo creer porque es mi amigo, típico de cuando te enamoras no lo puedes creer.

Publicidad

Y él también toma en cuenta que le gusto y que me gusta y empieza el romance. Mis compañeros me molestan a mí y a él y así vivimos todos los días. Ese día el 3 de octubre atrás de los salones en un árbol grande me dijo que si quería ser su novia, yo tan emocionada y tan ilusionada del primer amor pero tan estúpida le dije que no, después hizo detallazos que me encantaron y después en ese mismo lugar le dije: oye ya sé que me preguntaste y eso y solo quería saber si todavía quieres que sea tu novia, él gritó de la emoción y yo sonreí como ninguna, eramos tan felices en ese momento.

Pero como todas las mujeres metí la pata y le dije a mi mamá que tenía novio y que era él Jesus y dijo enseguida: y por qué él y no otro niño más decente, en serio que tú no entiendes, tú no sabes amar, no sabes elegir, ves por qué no te quiero como te debo de querer y yo rompí la tristeza y empecé a llorar y me encerré en mi cuarto y no salí.

Al siguiente día en la escuela le dije a mi novio que termináramos y empecé a llorar y en el salón me preguntaban que por qué lloraba y le decían a mi novio que por qué tan triste y así terminó mi historia y recuerda que es mejor pedir permiso que ser un AMOR SIN PERMISO.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *